Manjusri-Avalokiteshvara-Vajrapani[1]Hoy es exacta la oposición entre Sol en Cáncer y Plutón en Capricornio. Lo que se ha ido guisando estos días y que está relacionado con viejas heridas, luchas de poder, patrones obsoletos y resentimientos antiguos se iluminará con la luz de la conciencia representado por el Sol. El campo de acción en general es en el ámbito familiar (Cáncer) y laboral (Capricornio). Hay mucha tensión en este eje al tratarse de una oposición y es posible que veamos el monstruo fuera. Si nos queremos trabajar, una pregunta sería ¿cómo he colaborado yo en  generar esta situación? Esto nos empodera, porque si comprendemos las causas que hemos puesto nosotros en las interacciones poco afortunadas podemos dejar de actuar de la misma manera y cambiar nuestro futuro. Para esto tenemos que buscar en nuestro fuero interno las semillas de la oscuridad y transformarlas en algo más constructivo. Al ser  los tránsitos como olas, no es un proceso abrupto sino algo gradual que va en aumento hasta llegar a un clímax, una crisis y  una integración/resolución, muchas veces cerca del momento en el que un aspecto es exacto.  Si conocemos nuestra carta podemos examinar las casas astrológicas en las que cae la oposición (14º 16’’ de Cáncer y Capricornio) para descubrir más información acerca del ámbito de nuestra vida donde actúan estas energías y donde está la arena del aprendizaje para adquirir mayor claridad acerca de nuestra sombra.

Neptuno, la Luna y Quirón desde Piscis forman aspectos positivos( con orbe amplio) con la oposición Sol-Plutón sirviéndonos como mediadores. Conviene ser pacientes, compasivos y suaves con los demás, con nosotros mismos y  con nuestros procesos. Como dicen los Sabios: la sabiduría, el poder y el amor son los tres puntos de un triangulo integrado y  no pueden funcionar bien solos. El Sol es la claridad o sabiduría, Plutón simboliza el poder, y Neptuno/Luna/Quirón el amor compasivo y sanador en esta configuración de hoy.  La sabiduría sin amor es seca, el poder sin amor es peligroso, el amor sin sabiduría es tonto, y el amor sin poder es impotente, es como una madre sin brazos que ve como se ahoga su hijo pequeño en el río y no es capaz de salvarlo. Los aspectos de hoy nos permiten a equilibrar el triangulo sagrado: sabiduría, amor y poder y dar un pasito más en nuestro camino al despertar.

Un cariñoso abrazo.

6/7/2015

Copyright© Margit Glassel

Anuncios