"El Taller de la Serenidad"

Pon las manos frente a tu boca, como si fueras a rezar. Relájate, echa de la mente toda preocupación. Sopla suavemente sobre tus manos, como si con ellas quisieras recoger tu respiración. Hazlo tres veces. Soplando de esta manera, regulas tus corrientes magnéticas.
Cada dedo de la mano está conectado a un determinado centro u órgano del cerebro, y cada órgano está conectado con unas fuerzas específicas.
Esas fuerzas están ligadas con las regiones y mundos de la mente. Te es suficiente levantar uno de tus dedos para contactar con el órgano apropiado a través del cual fluyen las energías del mundo mental. Cada dedo es, por tanto, un conductor de una energía o corriente especial. Una determinada energía cósmica emana de cada dedo.
Cuando no te encuentres bien, cuando no sepas qué hacer, sostén tu pulgar con la mano derecha, después sostén el índice, el corazón, el anular y…

Ver la entrada original 125 palabras más

Anuncios